Select Page

Enero, 2017. El gobierno declara zona de catástrofe en Valparaíso a causa de varios incendios forestales que crecen por las quebradas de los cerros más pobres. En total, 222 casas se quemaron y 400 familias se quedaron sin nada. “Cerros de fuego”, tituló la portada de la revista Qué Pasa, con una gran fotografía en color que muestra el contraste entre los veraneantes de la vecina Viña del Mar y la tragedia de fondo. Con bastante seguridad podría afirmarse que es la primera portada en Chile cuya foto fue hecha con la cámara de un celular.

Dedvi Missene, fotógrafo corresponsal de La Tercera en Valparaíso, fue el autor del disparo: “Ese día se esperaba la tarde más calurosa del año, por lo que yo salí a hacer fotos del día de calor en la playa. Entonces comenzó este incendio en el cerro Playa Ancha, que a mí me pilló en Caleta Abarca. Comencé a fotografiarlo desde lejos, con el teléfono, porque nos permite hacer fotos que son para nosotros, no para nuestros clientes. Esta foto la hice pensada solo para mí, en ese momento no me imaginé que se iban a quemar más de 100 casas, yo solo sabía que era el día más caluroso del año”.

Missene ocupa un iPhone 5C y afirma que la cámara del teléfono le permite ser fotógrafo las 24 horas del día. “No tengo que andar con grandes equipos, tarjetas de memoria, lentes o computador. Permite una inmediatez que las grandes cámaras no”.

Al otro lado del mundo, el fotoperiodista Michael Christopher Brown, de la agencia Magnum, ha fotografiado con la cámara de su teléfono los horrores del conflicto en el Congo y de la guerra civil en Libia. Su iPhone es su principal herramienta de trabajo y sus imágenes se publican en las revistas National Geographic y Time y el diario The New York Times. “La cámara de celular es la mejor cámara porque siempre está contigo”, es una de sus consignas.

Otra ventaja que Brown destaca es la de pasar desapercibido: “Lo que más me atrae de disparar con el teléfono es la comodidad, que es poco visible y que no hace ruido. Eso cambia la forma en que los sujetos reaccionan ante una cámara”.


Everyday projects

En 2012 el fotógrafo Peter Dicampo y el escritor Austin Merill iniciaron un proyecto para derribar los estereotipos que existen de África. Para contarle al mundo que ese continente es mucho más que las imágenes de pobreza y de niños desnutridos que abundan en el imaginario colectivo, crearon Everyday Africa: una plataforma que reúne imágenes que cuentan cómo es realmente la vida cotidiana en la región, tomadas por fotógrafos a través de sus teléfonos móviles.

Hoy, el Instagram Everyday Africa tiene más de 300.000 seguidores y fotógrafos de distintas partes del mundo han replicado el proyecto en sus países. Everyday Chile abrió su cuenta hace un poco más de un año, a cargo de 17 fotógrafos colaboradores. “Las fotos hablan de la identidad de cada territorio, de su cotidianidad, de sus historias humanas y también de algunas situaciones de prensa”, explica Diego Figueroa, uno de los administradores.

Figueroa dice que aún existe cierto estigma hacia la fotografía con celular: “Principalmente viene de parte de las generaciones más viejas de fotógrafos, que no se quieren adaptar o que son tercos y miran en menos. Yo creo que eso nace por dos motivos: el primero, miedo de que las nuevas generaciones cambien el modo en que se han hecho las cosas hasta ahora y el segundo, tiene que ver con un individualismo y un egoísmo, ya que hay que pensar que no todos pueden tener acceso a una cámara de fotos, pero sí la mayoría de la gente tiene un teléfono”.

Missene concuerda con eso: “No creo que haya mucha diferencia entre trabajar con una cámara y con un teléfono. Se está dando un cambio generacional como ocurrió antiguamente con el tema de la fotografía análoga, entonces hubo muchos que no quisieron cambiarse a digital. Hoy en día hay muchos fotógrafos reacios a trabajar con el teléfono, pero la verdad es que ayuda mucho”.

Durante enero el colectivo de fotógrafos Migrar Photo ofreció en distintos lugares de Santiago un taller de fotografía con celular, con el fin de educar y enseñarle a fotógrafos y aficionados cómo sacarle partido a esta herramienta. Algunos de los tips básicos que mencionan son: siempre tener el celular a mano, cargar una batería externa y respaldar periódicamente el contenido para hacer espacio en la memoria del teléfono. Además de recordar limpiar la lente de la cámara y trabajar con el celular en modo avión, para que una llamada o mensaje no interrumpa una buena foto.

Juan Cristóbal Hoppe, miembro del colectivo, explica durante el taller que en Chile uno de los antecedentes más importantes de la fotografía con celular son los cazanoticias, que se pusieron de moda hace aproximadamente 10 años. “En ese entonces los fotógrafos temieron perder sus trabajos, porque cualquier persona en cualquier lugar podría tomar la misma foto. Pero eso no pasó, porque no cualquier persona tendrá la técnica o le podrá brindar a la imagen un punto de vista”.

Autor: Constanza Troncoso
Fuente:culto.latercera.com