Select Page

Un 53% de los internautas teme por la seguridad y privacidad de sus datos, aunque el 76% admiteque le resultaría “muy difícil” vivir desconectado, según el estudio anual de la AIMC.

El internauta español está constantemente conectado y es cada vez más dependiente del móvil, pero también se siente más vigilado en Internet: el 94,6% de los usuarios se conecta a la web a través del smartphone y un 76% admite que le resultaría muy difícil vivir sin acceso a la red, aunque el 53% teme por la seguridad y privacidad de sus datos. Eso es lo que reflejan los resultados de la 19.ª Encuesta de Usuarios en Internet, Navegantes en la Red, realizada por la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), que ha recopilado las respuestas voluntarias de 14.800 personas sobre sus hábitos en el entorno digital.

La percepción de vigilancia ha aumentado siete puntos respecto a la edición anterior del estudio (46%), realizada en 2015. Solo un 16,4% de los usuarios se muestra proclive a instalar muchas aplicaciones o descargar contenidos que les soliciten mucha información de carácter personal, frente al 62,4% que prefiere no instalarlas. Asimismo, solo a un 14,7% de los entrevistados no les importaría proporcionar sus datos personales si obtienen algo gratuito a cambio, en contraste con el 64% que sí pone reparos.

Fernando Santiago, responsable de la elaboración de la encuesta, señala que esta se realizó entre octubre y diciembre de 2016, período que coincidió con la cobertura mediática de las elecciones en Estados Unidos, cuando se empezó a hablar de la posible interferencia del espionaje ruso en la campaña. “La gente es muy susceptible a lo que lee y ve en la prensa”, ha comentado Santiago este jueves, durante la presentación de los datos en Madrid.

Smart TV ‘versus’ tableta

El móvil ya es el principal dispositivo de acceso a Internet para un 37,7% de los internautas y asciende por primera vez a lo más alto del ránking, pero aparatos como los televisores inteligentes y los smartwatches empiezan a ganar terreno. La tableta sufre un retroceso (de dos puntos) por primera vez desde su implantación, con el 56,9% de los usuarios, mientras que la smart TV —principal gadget para el 26,9% de los internautas— ha duplicado su uso en tres años. “Hemos observado que las tabletas se utilizan principalmente para comunicación a través de correos, por ejemplo”, ha dicho Santiago, y ha señalado que la reciente popularidad de los televisores con conexión a la red tiene que ver con los servicios de vídeos en streaming como Netflix (el 82,5% de los encuestados utiliza esos aparatos para visionar contenidos audiovisuales).

Fuente: tecnologia.elpais.com/tecnologia