Select Page

Decía el filósofo español Ortega y Gasset que “para comprender algo humano, personal o colectivo, es preciso contar una historia”. Eso que ahora llaman storytelling o relato está desde el inicio del hombre. Todos contamos historias en nuestra familia, con nuestros amigos y en el trabajo. Historias privadas que solo conocemos unos pocos, se convierten en secretos y nos unen para siempre; historias universales que logran acercar a culturas y pueblos disímiles, alejados en tiempo y espacio.

Si en el siglo XIX las novelas eran las que sostenían ese relato y en el siglo XX fue el cine el que eclosionó con sus narraciones, en el siglo XXI están siendo las series de televisión y los videojuegos los artefactos que están contando esos relatos míticos que acogen nuestras inquietudes, pasiones y anhelos. Pero, ¿por qué no pensar en el podcast como nuevo refugio del storytelling? ¿Por qué no es posible imaginar, crear y concebir una serie sonora que sea tan adictiva como Stranger things oThe Legend of Zelda? ¿Por qué no pensar que los mejores guionistas, periodistas, directores, actores y músicos de un país pueden estar al servicio de una historia sonora? Este blog pretende dar respuesta a toda una serie de asuntos que giran en torno a un fenómeno creciente en nuestro país: el podcasting. Días de vino y podcasts quiere ser un lugar de información, de tendencias, entrevistas, reportajes, datos, contenidos y didáctica del podcast, un formato que ya en Estados Unidos se ha revelado como el modo más innovador, íntimo e influyente para contar historias.

Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de podcast? Imagino que de muchas cosas distintas y ahí, en esa complejidad y heterogeneidad, estriba su gran diferencia con otros formatos. De un modo estricto, el término podcasting se utilizó por primera vez el 12 de febrero de 2004 en el periódico The Guardian. Lo hizo Ben Hammersley en un artículo titulado Audible Revolution. En esta pieza, Hammerseley apuntaba a una “revolución del audio amateur” y acuñaba el término mezclando los términos pod (una contracción de la expresión portable device, es decir, reproductor portátil) y broadcasting (difusión).

La palabra podcast llegó un poco más tarde y la definición se sofisticó de algún modo: al archivo de audio bajo demanda se unió la posibilidad de la sindicación, es decir, el oyente se puede suscribir a sus podcasts favoritos y recibir el contenido actualizado automáticamente. La llegada del teléfono móvil, de aplicaciones nativas de podcasts en Apple y la multitud de agregadores y distribuidores (iVoox, Spreaker, Audioboom, Soundcloud, etc) multiplicaron el interés por este formato.

Existen, fundamentalmente, dos tipos de podcasts: los podcasts de programas de radio, es decir, aquellos audios que se empaquetan y se suben a la red para ser consumidos con posteridad a que hayan sido emitidos en directo o streaming; y los podcasts nativos digitales, aquellos contenidos sonoros que nacen en un entorno digital, se alojan exclusivamente en la red, no están sujetos a una parrilla radiofónica y, por lo tanto, gozan de una mayor libertad narrativa, estilística y temporal. ¿Es entonces el podcast un mero soporte o es un nuevo formato de audio que permite contar historias con una narrativa propia? El debate está abierto y será interesante abordarlo cada semana.

En Días de vino y podcasts hablaremos de tendencias, de didáctica del podcasting, de tecnología al servicio del podcast. Será, parafraseando a Raymond Carver, en nuestra sección ¿De qué hablamos cuando hablamos de podcast? Cada mes, en el apartado Podcast made in Spain, destacaremos un podcast del panorama español descubriendo las voces que se esconden detrás, su temática y funcionamiento. También daremos la Vuelta al mundo a través del podcast , descubriendo lo que se está haciendo en otros países y qué podcasts se han convertido en fenómenos virales y han conquistado a millones de oyentes. Por último, una vez al mes visitaremos Podium Podcast por dentro. La red global de podcasts en español de Prisa Radio que ya acumula más de 15 millones de descargas y posee más de 40 shows en su catálogo sonoro será parada obligatoria. Explicaremos los podcasts más emblemáticos, cómo se forjaron, de qué modo se producen, hablaremos con los profesionales que los realizan, los temas que abordan, sus narrativas y temáticas, etcétera.

Aquellos que somos oyentes de podcasts los escuchamos siempre con auriculares para percibir cada matiz, para que la inmersión sonora sea más placentera y completa. Es esta una de las grandes diferencias que el podcast mantiene con la radio, el medio que tradicionalmente ha servido de acompañamiento. La radio sonaba, en el podcast alguien te habla directamente a ti. Las historias que se cuentan a través de los podcasts son historias contadas al oído.

Algunos gurús del podcasting afirman que el podcast, es decir, el audio bajo demanda, sustituirá a la radio, del mismo modo que la televisión bajo demanda puede acabar con la televisión tal y como la hemos conocido en las últimas décadas. Los datos, por lo menos en España, son tozudos: la escucha de la radio tradicional sigue siendo el principal modo de escucha de audio. Sin embargo, sí es cierto que la llamada “transformación digital” lleva ya un tiempo instalada en todos los medios. Por primera vez, en abril de 2017, el Estudio General de Medios desglosó la información sobre la audiencia de radio en función de si la escucha era en Directo/Streaming o Diferido/Podcast. Esta noticia supone un importante avance en el campo del podcasting. En la radio queda mucho por innovar y el podcast se revela como el formato idóneo para hacerlo. El oyente ya no es solo oyente: también es un usuario que completa la escucha con otros contenidos multimedia.

El fenómeno podcasting está en plena eclosión en nuestro país pero todavía queda mucho por hacer. Como dice, Clay Shirky —profesor adjunto de la Universidad de Nueva York y experto en redes sociales— “la invención de una herramienta no genera un cambio, hay que esperar hasta que ésta sea utilizada por una gran parte de la sociedad. Así́ es como una tecnología llega a ser normal, luego ubicua y finalmente tan omnipresente que es casi invisible”. Llegará un momento en el que los podcasts serán tan omnipresentes como las series de televisión. Se convertirán en un hábito. En Estados Unidos ya está sucediendo. Hay series de televisión como Master of none cuyos protagonistas escuchan podcasts constantemente. Hay podcasts que han sido adaptados a series de televisión bajo demanda. Es el caso de Lore, el exitoso podcast de Aaron Mahnke que ahora llega a Amazon Prime. Hay vueltas tan esperadas como la de la serie Futurama que ha elegido el formato podcast para contar sus nuevas historias.

Ha comenzado la era del podcasting y será un placer poder contarla aquí.

Bienvenidos a Días de vino y podcasts.

Fuente: elpais.com